Pasá el micrófono

Hace unos meses comencé a trabajar en un nuevo proyecto por el que estoy realmente entusiasmada. Un nuevo podcast británico que ha detonado conversaciones sobre temas extremadamente interesantes y relevantes. Sin embargo, muy pronto algo comenzó a molestarme: para ser una isla tan avanzada y étnicamente diversa, la gran mayoría de los invitados eran hombres blancos.

El productor del podcast sí hizo un esfuerzo por encontrar invitadas, pero fue demasiado difícil, una prueba del desbalance de la sociedad. Casi todos los podcasts incluyeron tres invitados, y durante las nueve sesiones de la primera temporada, veintiséis personas se sentaron frente a nuestros micrófonos. De todos ellos, sólo cuatro eran mujeres. Además, tres mujeres se presentaron en un solo podcast: igualdad de género. La cuarta y última invitada cubrió un tema «más suave»: la salud mental.

Detectá lo que está especialmente mal con estos #manels… Seguí esta increíble cuenta de twitter: Congrats, you have an all male panel!

Hace un año, Reuters publicó un artículo que no debería sorprender a nadie: “Male-dominated panels still rule conferences, study finds”. Me pregunto cuánto dinero se gasta globalmente en estudios para descubrir el agua tibia, pero lo que me llamó la atención sobre este en particular es que se refería a la Unión Europea. Si ni siquiera ahí los organizadores de eventos se molestan en encontrar mujeres capaces, ¿qué esperanza hay para América Latina y el mundo en desarrollo?

No me interesan los premios de consolación

El próximo mes «celebraremos» el 44° Día Internacional de la Mujer. Me prepararé para recibir múltiples felicitaciones por… ¿ser mujer? Debo confesar que esa fecha parece un gesto condescendiente, como una especie de premio de consolación. Las mujeres no están interesadas en ser idealizadas debido a nuestro sexto sentido femenino, nuestra capacidad de tener hijos o la dulzura de nuestros temperamentos. Ni siquiera estamos interesadas en que la sociedad niegue con su cabeza al unísono para condenar el sexismo. Queremos igual acceso a oportunidades e igual trato en las calles, en el lugar de trabajo, en nuestros hogares. Estaré encantada de renunciar a todos los eventos de felicitación e intercambiarlos porque se considere que tengo el mismo valor que los hombres durante el resto del año.

Mientras más mujeres tomen el micrófono, más oportunidades tendremos para lograr visibilidad y avanzar a posiciones de liderazgo. Tanto hombres como mujeres se acostumbrarán a ver mujeres expertas, a las voces femeninas y las reacciones femeninas. Las niñas pequeñas se verán a sí mismas en estos modelos a seguir. Los niños pequeños aprenderán que las mujeres pueden estar a cargo tanto como los hombres. El avance femenino impulsará un ciclo virtuoso, generando sociedades más equitativas, prósperas y saludables.

El silencio habla igual de fuerte

Al crear las representaciones que construyen culturas, la presencia tiene tanto peso como la ausencia. Es por esto que la ausencia de mujeres en los paneles es un asunto tan serio. Por ejemplo, esta es la razón por la que comenzamos a pensar que está bien que equipos masculinos tomen decisiones sobre asuntos que afectarán principalmente a las mujeres, como el control de la natalidad, el acceso a la educación o el aborto.

¿Me rio o lloro?

Establecer una cuota es un mal necesario. Forzar a los organizadores de eventos a tomarse el tiempo para localizar a mujeres expertas, es un mal necesario. Comprometerse a no participar en proyectos o paneles que no cuenten con mujeres en ellos, es un mal necesario. Ser llamado extremista o, peor aún, feminista, es un mal necesario. Los hombres necesitan unirse, porque ellos tienen la mayoría de las cartas.

Felicitaciones a hombres como Owen Barder, Director en Europa del Centro para Desarrollo Global; o Hans Schulz, del Banco Interamericano de Desarrollo; o a compañías como Blue State Digital por comprometerse a no presentarse en un panel de dos personas o más, si no hay al menos una mujer en él, sin incluir al moderador.

Guía rápida

Me encantó esta guía rápida para organizadores que están lidiando con la tarea insuperable de encontrar invitadas capaces. Te dejo con eso. En cuanto a mí, no participaré en proyectos que no incluyan a las mujeres; y me esforzaré por difundir este compromiso.

¿Qué pasa si hemos tratado de encontrar mujeres pero no hay nadie disponible?

Esfuércese más. Es posible que deba organizar su conferencia un poco antes para asegurarse de que las mujeres participen en sus paneles.

¿Qué sucede si una mujer se retira y terminamos con un panel solo de hombres?

Hay muchas mujeres brillantes, por favor encuentre a alguien más para que tome su lugar.

¿Qué pasa si una mujer abandona con muy poco tiempo de antelación?

Lo entiendo: cosas malas pueden pasar. Puede cubrirse planeando tener a dos mujeres en el panel (¡caramba!).

¿Organizar conferencias ya es bastante difícil?

La Gendered Conference Campaign tiene grandes consejos para los organizadores de conferencias.

¿Qué más podemos hacer?

Siga llamando la atención sobre el tema. Si está en una conferencia con paneles solo para hombres, dígalo.

Audite sus eventos y realice un seguimiento de las tendencias.

Promueva a las mujeres a través de las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *