15 cosas de las que estoy segura

Hoy tuve ganas de escribir sobre algo diferente. Ser mujer es un tema sobre el que quiero reflexionar en este sitio web, y creo que muchas mujeres (muchas personas) se van a identificar con lo que me inspiró a escribir este post. Desde hace tiempo, el envejecer ha sido omnipresente. No puedo dejar de sentir que, incluso si tengo la suerte de morir debido a una edad avanzada, probablemente ya he vivido la mitad de mi vida. ¡Y se ha ido tan rápido!

Mi trabajo es muchas veces muy físico, necesito entrar y salir de botes, bucear, caminar. A medida que pasan los años, la brecha entre mi edad y la de las personas con las que trabajo se ha hecho más profunda, y me pregunto si me veo patética cuando estoy trabajando con los jóvenes. ¿Debo empezar a considerar una nueva trayectoria profesional?

¿Me estoy poniendo muy vieja para esto?

A eso hay que agregarle que mi compañero es un hombre guapísimo ocho años menor que yo. Como latinoamericana, criada de manera tradicional, fue realmente un desafío para mí superar mis propios prejuicios sobre la edad y permitirme creer en nosotros.

¿Verdad que somos adorables?

Así que sí, la edad ha estado en mi mente. Decidí aceptarlo y tratar de hacer que la segunda parte de mi vida sea la mejor parte. Además, pensé que sería divertido armar una lista de las cosas que sé con seguridad, con base en mi viaje de 38 años en este planeta. Aquí vienen, 15 cosas que sé con seguridad.

1- Podés hacer absolutamente cualquier cosa que te propongás.

No prometí que iban a ser cosas que nunca antes hayás escuchado. Y realmente no quiero que sean cursis … ¡pero esta es tan cierta! No diré más, solo leéla en voz alta para vos mism@, en el espejo, todas las mañanas (yo también debería hacerlo).

2- Realmente vale la pena cuidar tu cuerpo.

Tengo mucha suerte porque puedo decir honestamente que me encanta hacer ejercicio. Me encanta jugar tenis, el aire libre, correr. Pero cuando no tengo la oportunidad de hacer nada de eso, tengo mucha disciplina y voy al gimnasio unas 5 veces por semana. No disfruto tanto el ejercicio cuando no es un deporte real que involucre una pelota, de ahí la necesidad de disciplina. He cuidado mi cuerpo desde que era adolescente, y al acercarme a los 40 puedo decir que vale la pena. Creo que entrenar tu cuerpo no solo da forma a tu figura, sino a tu mente.

3- Decir la verdad es la respuesta.

Puede parecer más fácil o más amable ocultar cosas o editar la verdad para ahorrarle a alguien o a vos un momento difícil. Pero estoy 100% convencida de que es mejor decir lo que realmente sentís y pensás. Y cuanto más lo haces, más fácil se vuelve decir tu verdad.

4- Dejá ir. Siempre.

Este es verdaderamente uno de esos consejos tipo «Haz lo que digo, no lo que hago». Espero poder dominarlo algún día. Viví lo que estás viviendo plenamente, sin contenerte y sin miedo … pero cuando/si termina, respirá y dejálo ir.

5- Hay más de una forma de ser feliz, y probablemente probarás varias a lo largo de tu vida.

Así que no te apegués demasiado a tus ideas preconcebidas de cómo debería ser tu vida. Eso es. Nada más que añadir aquí.

6- Si juzgás, vas a terminar comiéndote la mayoría de tus palabras.

La vida es la realización gigante de «por la boca muere el pez». Me ha pasado tantas veces: critico a alguien por hacer algo que yo «nunca haría» y luego … me doy cuenta de que nadie sabe de lo que es capaz hasta que está en las circunstancias adecuadas. Muchas veces he terminado haciendo lo que criticaba.

7- Tomar las cosas personalmente es una forma rápida de sufrir.

Esta es una buena idea ahora que estoy dirigiendo mi campaña de crowdfunding (¡entrá ahora y dona!). Simplemente no te preocupés, no te tomés las cosas personalmente, especialmente si no puedes hacer nada al respecto. Aprendé lo que podás y seguí adelante.

8- El FOMO te va a distraer de tu propio camino.

Cuando me mudé de Costa Rica por primera vez a vivir a España, era un desastre. Cerré mi oficina en casa, perdí algunos clientes, dejé mi apartamento que me encantaba, vendí mi carro y mis cosas y me encontré en un nuevo continente, sin amig@s. Luego veía en las redes sociales que las personas que conocía estaban comenzando proyectos juntos o pasándolo genial. Me daba muchísima ansiedad. Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que me estaba perdiendo España, uno de los países más increíbles del mundo, porque mi mente todavía estaba en Costa Rica.

Me sentía tan mal que tuve que ponerlo en el papel.

 

9- Casi siempre, las cosas son mucho más aterradoras antes de que las hagas.

Soy super cobarde. Me da mucho miedo hacer varias cosas porque no quiero lastimarme. Uno de los días más frustrantes de mi infancia fue ir a Bush Gardens con mi familia y pasar el día entero sosteniendo sus abrigos y tomando fotos mientras ellos se montaban en todas las montañas rusas del parque de diversiones. Por lo general, justo después de hacer algo que me asusta, me decepciono un poco porque realmente no fue tan terrible como pensé. Habiendo dicho eso, nunca me voy a montar en una montaña rusa o saltar en paracaídas.

10- No es sabio o posible forzar las cosas para que funcionen.

¡Este es difícil! Cuando quiero algo, lo quiero. Me obsesiono, pero con el tiempo he descubierto que es bueno escuchar a la intuición que te dice que lo estás forzando. Entonces hay que soltar.

11- Esperar la ocasión adecuada para vestir algo bonito es una pérdida de tiempo.

Soy una tomboy, pero si tengo ganas de usar algo bonito, he aprendido a no esperar la ocasión correcta. Me peino o me pongo un par de tacones. Nunca es un mal momento para sentirte bien contigo mism@.

12- Cuando sabés, sabés.

Vuelvo a lo de la intuición. Si creés que alguien está coqueteando contigo, probablemente lo está haciendo. Si sentís que algo está mal, probablemente lo está. Si no confiás en alguien, probablemente no merece tu confianza. Si creés que una situación podría ser peligrosa, alejate. En el fondo, vos sabés.

13- Consultarlo con la almohada es la mejor estrategia.

Fallo en este muy seguido, pero creo que esforzarme por no actuar bajo la influencia de emociones fuertes o incertidumbres es siempre la decisión correcta. No enviés ese mensaje de texto o ese correo electrónico, no tomés esa decisión, no des ese paso. Dale una noche. Revisalo con la cabeza fría, más tarde.

14- Las opiniones son agotadoras.

Con la edad, me encuentro teniendo cada vez menos. En lugar de volverse más blanco y negro, la vida parece volverse cada vez más gris. En mi mente, muy pocas cosas son absolutamente correctas o incorrectas. Es liberador.

15- Lo perfecto es el enemigo de lo posible.

¡Así que dejate de excusas y hacelo! Sí, podría ser mejor. Sí, es probable que alguien más lo hubiera hecho mejor. Sí, probablemente alguien lo criticará … pero como dijo Sheryl Sandberg:

«Hecho es mejor que perfecto».

Al igual que esta lista de cosas que sé con seguridad .

Yo, sentada sobre una piedra esculpida por Jacques Cousteauy su equipo en la Isla del Coco. En la izquierda tenía 25, en la derecha, 35. ¡El tiempo vuela!

2 Replies to “15 cosas de las que estoy segura”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *